11 marzo 2014

Visita al veterinario para revisar a tu gato

Cuando nuestros gatos se van acercando a cierta edad, es muy recomendable y beneficioso que se haga una visita al veterinario cada poco tiempo para que comprueben que todo está en orden.

Los gatos se lo callan todo, y pueden estar desarrollando cualquier problema en su interior.
Y hoy os voy a contar cómo me ha ido en la visita al veterinario.


Esto es lo que le ha tocado a Ágata esta tarde, que ya la pobre se va acercando a los 17 y hay que controlar cada detalle de su salud.

Sobretodo,  queríamos quedarnos más tranquilos con los siguientes aspectos:



   ♦ Tenía una uña muy curva, no se le llegaba a clavar en el dedo, pero al andar se iba escuchando por toda la casa "esa uña". No podía cortársela por lo curva que estaba y encima parecía dolerle...
     Solución ---> Todo está en orden y con mucha maña el veterinario se la ha cortado.

   ♦ Parecía que le picaban mucho las orejas, quería que le rascáramos mucho en esa zona, vaya a ser que esté desarrollando algún tipo de infección que es ya muy mayor.
     Solución ---> Una limpieza de oídos y está perfecta.

   ♦ Queríamos que le echara un vistazo a la herida del sobaquillo que le estábamos curando con betadine y agua. Queremos comprobar que se la estamos curando bien.
     Solución ---> Tiene buena pinta, pero vamos a cambiarle el betadine por cristalmina.

En otro artículo contaba cómo le estaba curando la herida al gato con betadine y agua, pero esta vez el veterinario nos ha recomendado cambiarle el yodo por cristalmina.

Cristalmina para curar las heridas de gato.

Mejor la cristalmina para curar las heridas de un gato, ¿por qué?

Me ha contado la veterinaria que el betadine (siempre rebajado con agua) les provoca picor a los gatos en la herida y esto hace que se quieran lamer, y entonces si se lamen la herida con el yodo puesto, pues de poco habrá servido el disgusto. Sin embargo, la cristalmina no les pica y no tendrán tanta necesidad de lamerse, y nos podremos ahorrar esa vigilancia. :)

Así que tras este genial consejo, nos hemos ido a una farmacia a comprar este nuevo medicamento para continuar con el tratamiento y acabar así de curarle la herida a Ágata.

Esta es la cara que se le ha quedado a la pobre tras la visita al veterinario :P

Se siente rara porque nota líquido en las orejas

jajajajaja, le han limpiado las orejas y se las nota raras, eso sí de la cristalmina que le han puesto en la herida ni se entera.

Nos quedamos más tranquilos tras esta visita al veterinario, ahora sabemos que el gato está mejor de salud que yo :S

Aunque tenemos que vigilar esa herida porque, aunque las mamas están en perfecto estado, si se cura y reaparece podría tratarse de algo más grave. Así que ahora toca hacer de enfermeros y esperar que no sea nada.

Y ¿cómo se ha hecho las heridas? Misterios de la ciencia...


PD: Os podría contar cómo se ha comportado en el veterinario, lo difíciles de tratar que son los gatos,... pero es que es más bueeeeena, no dice ni miau :P se queda quietecita mientras el veterinario la menea y espera con paciencia el momento de volver al transportín y a casa.
Nada de revolverse, ni quejarse, ni muchísimo menos arañar o morder, nada de nada Si es que tengo un gato pacifista.

¿Qué tal se comportan vuestros mininos en el veterinario?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes!
Deja tu comentario
Seguro que tienes algo interesante que contar ☺

Blogging tips